EL PUENTE DEL ARZOBISPO

El Puente del Arzobispo es un municipio español de la provincia de Toledo, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Esta localidad destaca por su cerámica, cuyo color tradicional es el verde. Junto con Talavera de la Reina constituyen dos de los núcleos de población de tradición alfarera más importantes de España.

En 2016 contaba con una población de 1296 habitantes según los datos oficiales del INE. Se sitúa a 110 kilómetros de Toledo, la capital provincial.

Geografía

La extensión superficial del término municipal es inferior a un kilómetro cuadrado (0,98 km²), siendo el más pequeño de Castilla-La Mancha y uno de los más pequeños a nivel nacional.

Físicamente, el núcleo urbano de El Puente del Arzobispo se ubica sobre una elevación o terraza del valle del río Tajo, aproximadamente a unos 320 metros; y su término limita a orillas de este.

Administrativamente, está situado dentro de la comarca de la Campana de Oropesa y limita por el sur con Cáceres y por los otros extremos con el término vecino de Alcolea de Tajo.

Geología

Durante la era terciaria, se produjeron presiones orogénicas alpinas que conllevaron a la formación de bloques levantados, que dieron lugar a las sierras interiores de la Meseta (Sierra de Gredos y Montes de Toledo) y bloques hundidos, originando depresiones meseteñas, como la del Tajo.

Posteriormente, a lo largo de la era cuaternaria, las alternancias climáticas hielo-deshielo permitieron el encajamiento fluvial de este bloque hundido, desarrollando en sus bordes amplias terrazas escalonadas, donde se ubica esta localidad.

Relieve

Se caracteriza por la existencia de estratos horizontales de resistencia alternante entre duros (silíceos) y blandos (arcillosos). El encargado del modelado de estas plataformas es la erosión, la cual nos deja relieves tan característicos como las mesas o páramos, así como los cerros testigo a lo largo del valle del Tajo, sin olvidar las terrazas fluviales.

Clima

El Puente del Arzobispo entra dentro del dominio del clima mediterráneo continentalizado. Su encajamiento entre unidades del relieve y su aislamiento de la influencia marítima le caracterizan por unas irregulares precipitaciones estacionales y unas amplitudes térmicas altas, con veranos calurosos e inviernos fríos.

Vegetación

Sus condiciones le correspoden un bosque perennifolio cuyas especies más características son la encina y el alcornoque. No obstante está formada principalmente por bosques de ribera, desarrolladas sobre los márgenes del río o el arroyo de las Praderes, como son los chopos o los sauces.

Toponimia

Juan I, rey de Castilla, estableció en primer lugar el nombre de Villafranca de la Puente del Arzobispo, en referencia al puente construido por el arzobispo Pedro Tenorio. Poco a poco fue derivando al nombre actual.

Historia

La población fue fundada por el arzobispo de Toledo, Pedro Tenorio en la segunda mitad del siglo XIV. El arzobispo era propietario de la vecina Alcolea de Tajo, con un amplio término municipal. Dentro de ese término era necesario cruzar el Tajo para ir al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Anteriormente se utilizaban endebles barcas causando frecuentes accidentes. Por ello, Pedro Tenorio mandó construir un gran puente para salvar el río. El arzobispo deseaba que una villa vigilara la construcción y de ahí el nacimiento del pueblo.

Monumentos y lugares de interés

Destaca entre todos el histórico puente que da nombre al municipio. Fue mandado construir en 1380 por el entonces Arzobispo de Toledo y Duque de Estrada, D. Pedro Tenorio. Las obras finalizaron en 1388. Se realiza en granito, contiene arcos de medio punto que van disminuyendo hacia los lados. Por el arco mayor discurre todo el caudal del río. El arco central mide aproximadamente 14,5 m desde la superficie del agua. De los dos arcos centrales arrancaban dos torres labradas en sillería granítica; ambas eran sólidas construcciones que defendían el Puente. La primera torre era cuadrángular de aspecto macizo, la segunda de planta rombo-hexagonal de perfil más esbelto aunque de menor elevación. Fueron derribadas a finales del S. XIX, por lo que según se afirmaba impedían el tránsito.

Más construcciones serían el Convento de Franciscanos, del siglo XVII, que en la actualidad está deteriorado, y el Palacio arzobispal, construido encima del primitivo Palacio de Pedro Tenorio.

Otros edificios menores son la iglesia parroquial de Santa Catalina, la Picota, el Convento Hospital de Santa Catalina. La primera, aunque data del siglo XV, no mantiene nada de su estructura primitiva, siendo totalmente reformada en el siglo XIX. Por último, a las afueras del pueblo se encuentra el Dolmende Azután.

Adicionalmente, y por su importancia en la fabricación de cerámica, cuenta con el Centro de Interpretación de la Cerámica de El Puente del Arzobispo, donde se pueden seguir las diferentes fases que componen la artesanía de la alfarería e incorpora un pequeño museo.

Fiestas

  • Lunes de Pascua: Virgen de la Bienvenida. Desfile hasta la ermita, misa y procesión ,comida campera y juegos.
  • Finales de junio: Fiestas en Honor de San Juan, verbenas, pasacalles y el mercado de san Juan, un mercadillo de artesanía.
  • 19 de julio: Santas Alfareras, fiesta nacida por la importancia del barro en el municipio.
  • 24 y 25 de noviembre: Fiestas en honor de Santa Catalina, verbena, concurso de migas, procesión.

Fuente Wikipedia

OTROS LUGARES DE INTERÉS